jueves, 7 de abril de 2011

ASCENDEMOS POR LA SOMBRA...

la transparencia del espacio
                             era la transparencia del silencio.      
         
                         OCTAVIO PAZ

Ascendemos por la sombra
como un rito en la nostalgia.
Esta es la casa
que fue tuya, que fue mía,
que fue de nadie.
Esta. No habrá
otra mejor. El jardín
levanta su costumbre
y el invierno agigantaba sus pasos.
Aquí leí el poema Ascensión hacia el reposo
de Luis Rosales
y me cambió la tarde.
Aquí, la cerveza del alma
bajo la lluvia de verano.
Aquí el campo
muy cerca ya y muy frío, comenzando septiembre
y las piscinas empezaban a ponerse
oscuras. Allí
la ciudad. (Sí, al fondo
la ciudad, como un pasadizo
que sólo conocen los ojos del ausente).
Y la distancia celebraba la alegría.
Y todo parecía
más vivo que un sueño,
más cierto,
más música,
más calma. Más luz,
más cumbre,
más ascensión.

Ascendí por esa sombra
y ahora es esto un espejo de retales
que profano con mi canto.


L. LL.
Uno de los últimos siete poemas que he escrito entre la entrada anterior y esta.
No subo todos por varios motivos.


1 comentario:

  1. Me gusta, me recuerda bastante al fin de mi verano.

    ResponderEliminar